La energía solar fotovoltaica es aquella que se obtiene de la transformación directa de la energía solar en energía eléctrica. Los paneles solares captan la energía del sol. Estos paneles se conectan a un inversor que transforma la corriente continua en alterna (la que usamos en casa).

Para garantizar el suministro en todo momento, seguirás conectado a la red eléctrica y usarás esta energía cuando los paneles solares no estén generando electricidad. En todo momento estarás alimentando el consumo energético de tu hogar, de una manera más eficiente y limpia.