El gas natural produce alteraciones o daños indirectos al medio ambiente como deforestación además de desplazamientos de comunidades y destrucciones de ecosistemas por la construcción de gasoductos para transportar el gas.