Se trata de un electrodoméstico que, por su calidad, debe tener una vida media superior a los 10 años. En los test de envejecimiento acelerado se han superado los 25 años.