Una instalación normal suele durar 1 día. En algunos casos especiales, la instalación puede prolongarse 1-2 días dependiendo de las características de tu casa o negocio y de tu tejado. Sin embargo, el proceso de tramitación de los documentos administrativos necesarios puede alargarse hasta dos meses. Estos trámites no dependen de nosotros, pero haremos todo lo que esté en nuestras manos para agilizar al máximo el proceso, manteniéndote informado en todo momento del estado de los mismos.