El gas natural, está compuesto principalmente de metano, es el combustible fósil más limpio. Sin embargo, el metano que se libera a la atmósfera antes de que se queme es perjudicial para el medio ambiente. Debido a que puede atrapar el calor en la atmósfera, contribuye al cambio climático.