Si tienes asegurado el mobiliario o contenido, tienes cubierta la Responsabilidad Civil en que puedas incurrir como propietario del perro, a excepción de aquellos que tienen consideración de perros potencialmente peligrosos conforme a la Ley.