¡Claro que no! No tendrás que cambiar absolutamente nada. Ni en el contador (que seguirá siendo responsabilidad de tu distribuidora) ni en tu instalación.