Porque es una opción segura y saludable, además es mucho más barato que el agua embotellada.  Y sobretodo, porque evitas el uso de gran cantidad de plástico.