El ejercicio físico para personas mayores retrasa el envejecimiento del cerebro y previene enfermedades degenerativas. Asimismo, reduce el riesgo de desarrollar patologías como la diabetes, la hipertensión o el Alzheimer.