Si eres tú el inquilino (el que consume la electricidad) no habrá ningún problema. El titular de la vivienda siempre podrá cambiar a la compañía que desee una vez te vayas.