Se entiende por Continente el valor de la propia vivienda, de la edificación en sí: cimientos, muros, puertas, ventanas y techos, incluyendo construcciones adyacentes como patios, garajes, terrazas, piscinas e instalaciones deportivas, así como sus instalaciones fijas (calefacción, suministros de agua, luz, gas, paneles solares, etc.).

El término Contenido se refiere los bienes personales, como el mobiliario (incluida el mobiliario fijo de cocina y baño), ropa, libros, música, objetos de decoración, ajuar doméstico, electrodomésticos, ordenadores y tecnología, joyas normales, etc. que se encuentren dentro del inmueble asegurado y sean propiedad del asegurado, sus familiares o personas que convivan en el domicilio.