Las personas generamos con nuestras actividades gases de Efecto Invernadero que se van a cumulando en la atmósfera y que contribuyen al calentamiento global del planeta. Para medir ese impacto se usa la huella de carbono: toneladas métricas de dióxido de carbono (CO₂) equivalentes a esos gases emitidos.