El seguro de decesos garantiza la prestación del servicio funerario al ocurrir el fallecimiento de la persona asegurada, así como la gestión de todos los trámites necesarios ante una defunción: trámites administrativos y legales, traslados a cualquier parte del territorio nacional y repatriaciones internacionales.