¿Qué es

el autoconsumo solar fotovoltaico y cómo funciona?

El autoconsumo solar consiste en la producción de electricidad gracias al sol recogida a través de paneles solares fotovoltaicos para nuestro propio consumo de energía.

Los paneles solares se encargan de transformar la luz solar, que incide sobre ellos de media en España 2.500 horas al año, en electricidad gracias al efecto fotovoltaico.

La corriente que se genera en este proceso es continua, lo que significa que no es apta para los electrodomésticos y aparatos electrónicos de nuestra vivienda, por lo que se necesita de un inversor que transforme la corriente continua en alterna para poder consumirla en casa.

La vida útil de una instalación suele ser de entre 25 y 30 años.

Tipos de instalaciones de autoconsumo fotovoltaico

Instalaciones conectadas a red

Este tipo de instalaciones están pensadas para cubrir una gran parte del consumo eléctrico (el consumo que se produzca durante las horas de sol) pero no el 100% ya que no hay luz solar las 24 horas del día.

Aquí hay dos opciones:

Autoconsumo directo: Consumes directamente la energía que producen tus placas solares y la energía que no consumas la viertes directamente a la red, y si necesitas más energía de la que produce tu instalación, la puedes coger de la red eléctrica.

Autoconsumo con baterías: Consumes directamente la energía que producen tus placas solares y la energía que no consumas la almacenas en baterías para poder recurrir a ella cuando la necesites. De esta forma consumes mayor cantidad de energía solar que la procedente de la red eléctrica, y de esta manera conseguirás ahorrar en tu factura de la luz hasta de un 80%.

Instalaciones aisladas

Son el tipo de instalaciones de placas solares que se encuentran conectadas con el interior de una red de consumo individual o compartida pero que no cuentan con una conexión eléctrica, por tanto en estos casos es imprescindible el almacenamiento de energía con baterías para poder garantizar el suministro eléctrico durante las 24 horas del día.

Este tipo de instalaciones suele encontrarse en regiones donde la red eléctrica no llega, porque sea un lugar alejado o por el elevado coste de llevarla hasta allí.

Instalar baterías hace que el precio de la instalación se encarece debido a que hay que cambiarlas cada 10 años.

El coste y la rentabilidad de las placas solares son las principales razones por las que más viviendas se pasan al autoconsumo.

Según la Agencia Internacional de Energía Renovable en España el coste de la energía solar ha caído un 81% entre los años 2010 y 2019. Y esta caída se debe principalmente al descenso del precio de los paneles solares al haber cada vez más productores que compiten entre sí lo que ha incentivado la eficiencia en la producción y la investigación en nueva tecnologías, sin olvidarnos del efecto de China que es uno de los mayores productores y que ha empujado a los precios hacia bajo. Las placas solares se han abaratado más de un 80% en la última década y, por esta razón, su consumo está en auge.

¿Cuál es el coste

del autoconsumo solar?

Rentabilidad y amortización del autoconsumo solar

El autoconsumo solar es una realidad viable y rentable en toda España desde la derogación del llamado «impuesto al sol».

Con la rentabilidad de una instalación fotovoltaica nos referimos al tiempo que tardarás en recuperar la inversión y los beneficios que te dará hasta que finalice su vida útil. Para saber si las placas solares son rentables o no, hay que fijarse en dos factores:

Beneficio neto: lo que te ahorras hasta el fin de su vida útil (estimación media: 20-25 años)

Beneficio= (Ahorro año x 25 de garantía) – Precio instalación.

B= (700€/año x 25 años) – 4.500€ = 13.000€

El periodo medio de amortización en instalaciones fotovoltaicas oscila entre un periodo de 7 a 8 años, pero para poder estimar el tiempo que tardaremos en amortizar la instalación debemos calcular la Tasa Interna de Retorno (TIR). Este cálculo nos ofrecerá el porcentaje de rentabilidad sobre la inversión total, y con él podremos estimar los años que tardaremos en amortizar el coste de las placas fotovoltaicas.

Para calcular el TIR tenemos que tener en cuenta:

  • Potencia y producción de las placas.
  • Costes de la operación e impuestos (ICIO, IBI, IPC…)
  • Excedentes de energía en compensación simplificada.
  • Plazo de pago de la instalación.

¿Cómo funciona el excedente energético?

La energía llamada “excedentaria” es aquella que ha sido generada por las placas solares y que, como no se ha utilizado de forma instantánea, circula a través del contador y se vierte directamente a la red eléctrica.

Esta energía excedentaria es contabilizada por el contador en tramos de una hora, y puede computar a través de dos mecanismos diferentes (según el consumo eléctrico que se ha realizado en cada hora):

>El balance neto horario.
>La compensación simplificada.

Balance neto horario

El balance neto horario es el saldo neto entre la energía generada vertida en la red y la energía utilizada de red en el tramo de una hora.

Esto quiere decir, que cada kWh de energía vertida en la red descuenta cada kWh de energía utilizada de red durante esa hora. Si hay más energía vertida en la red que la que se consume, la diferencia pasa al mecanismo de compensación. Si en un tramo horario el consumo es superior a la generación, no hay energía destinada a la compensación y los kWh de consumo por encima de los kWh de generación se contabilizan al precio habitual de consumo.

La compensación simplificada

El mecanismo de compensación simplificada establece que la energía generada no utilizada de forma instantánea ni descontada a partir del balance horario, se registra en el contador, y se traduce en un valor económico a un precio establecido por la empresa comercializadora. Este valor revertirá directamente en la factura eléctrica de la siguiente manera:

El valor de la energía generada como “excedente” se descuenta del valor de la energía utilizada de la red.
Si el resultante es negativo (es decir, si el valor de la energía excedentaria es superior a la energía utilizada de la red), queda un valor económico del término de energía de 0 euros, ya que la ley marca que como mucho se compensará el valor de la energía utilizada de la red.

También hay que tener en cuenta que en todos los casos hay que añadir a la factura de la luz los costes habituales:
Parte fija de la potencia
Alquiler del contador
Impuestos asociados a estos conceptos.

La compensación se liquida de manera mensual y no es acumulable.

Razones por las que invertir en autoconsumo

  • Pasas a tener el control sobre tu instalación, tu consumo y tu ahorro.

  • Los paneles solares son silenciosos y no producen ningún tipo de ruido.

  • En menos de 8 años habrás amortizado la instalación gracias al ahorro generado en tu factura, y una vez pasado este tiempo tu instalación te permitirá un ahorro anual de alrededor de 800€ en electricidad.

  • El mantenimiento es sencillo.

  • Las ayudas públicas en la mayoría de los casos te permitirán costear las cuotas de financiación de tu instalación, ya que mensualmente pagarás un importe menor al que pagabas anteriormente en tu factura eléctrica.

  • Incrementarás el valor de tu inmueble: Una instalación fotovoltaica acentúa el valor inmobiliario de la propiedad, lo que supone una inversión a largo plazo.

  • Reducirás tu huella ecológica
    Producir tu propia energía reduce esa huella ecológica, gracias al uso de energías renovables y limpias que hacen los aparatos de autoconsumo. De esta forma evitas la emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera.

No pagues de más por tu instalación de placas solares
y empieza a ahorrar a un precio justo.

¡En tan solo 2 minutos te mostramos los resultados en tiempo real!